645 182 291 info@miauxisalus.com
En un embarazo subrogado es muy importante como se encuentren psicológicamente los padres que han tomado la iniciativa de acogerse a este tipo de embarazo. Destacar los cuidados que deben de tener los padres después del parto, la actuación hacia el recién nacido y la capacitación de reacción ante un problema. En este sentido es muy importante la ayuda de una Enfermera Salus para ayudarles y a aconsejarles cómo deben de actuar y qué medidas debe de tomar. Por ejemplo:

  • Preparar una canastilla adecuada en todos los aspectos.
  • Cómo actuar en el aseo diario del recién nacido.
  • Cómo curar el ombligo del recién nacido.
  • Cómo preparar un biberón.

En el embarazo subrogado también hay madres que se sienten como si en realidad estuvieran embarazadas y tienen la sintomatología característica de los embarazos, marcados por la incertidumbre y la proliferación de fantasías, que se expresan con comportamientos típicos:

  • Desmayos Náuseas.
  • Antojos.
  • Se queja de comer mucho.

Es primordial que la enfermera Salus la ayude y compañe los primeros días de la llegada del bebé a la casa y sobre todo antes de ir a por él para saber qué debe hacer y cómo actuar ante cualquier problema que le pueda surgir cuando lo tenga en sus brazos:

  • Cómo actuar ante la subida de la bilirrubina.
  • Cura del cordón.
  • Pruebas complementarias.

Es importante que la mamá cuando recoja al recién nacido esté preparada para la actuación que debe tener con su bebé, por ello son muy útiles los consejos que previamente le ha dado la enfermera.

La llegada supone:

  • Un cambio brusco y repentino.
  • Una reestructuración de lugares y papeles.